Si buscas calidad, atención y un precio justo, somos tu mejor opción

Tanto a la hora de decorar tu hogar o negocio, como a la hora de vestirse, los colores pueden influir en tu estado de ánimo y en el de las demás personas que te rodean.

Ramzy Masri

Por ejemplo si quieres decorar un espacio de trabajo, el tono naranja ayuda a la creatividad al igual que el amarillo ya que agiliza los procesos mentales. El gris también puede ser un buen candidato en una oficina porque se le asocia al éxito. Si lo que quieres es relajarte o sentirte calmado, decora o vístete con colores como el violeta, el azul, el rosa o el verde y preferiblemente que sean en tonos claros. Por el contrario, un color que puede alterar el sistema nervioso puede ser el rojo aunque también puede aportar energía y vitalidad.

Lo ideal sería no abusar de los colores y combinarlos si nos apetece con blancos, tonos neutros o de tierra. Recuerda que los colores no curan pero si transmiten sensaciones y pueden influir en nuestro estado de ánimo.